Máis de cinco mil persoas gozaron no Gaiás da maxia dos grandes circos coa segunda edición do festival Cidade Imaxinaria

Santiago de Compostela, 27 de Agosto de 2012

Más de cinco mil personas disfrutaron hoy en la Cidade da Cultura de Galicia de la magia de los grandes circos clásicos y del ambiente de las ferias de principios de siglo con la segunda edición del festival Ciudad Imaginaria, organizado por la Consejería de Cultura y Educación y que llenó el Gaiás de divertidos inventos, ilusiones ópticas, espectáculos de teatros, juegos y obradoiros, actividades gratis para todos los miembros de la familia.

Un ciento de artistas, de quince compañías de artes escénicas diferentes, desembarcaron por segundo año consecutivo en la Ciudad de la Cultura para celebrar un festival lleno de actividades al aire libre pensados para grandes y pequeños. Después del éxito de 2011, la edición de este año consiguió superar los cuatro mil asistentes de la primera edición.

La directora gerente de la Fundación Cidade da Cultura, Beatriz González Loroño, y la directora de Acción Cultural, María Pereira, asistieron a este festival. Por su parte, González Loroño destacó que “Cidade Imaxinaria se consolida como un gran evento de ocio para toda la familia, tras atraer durante el día de hoy a más de cinco mil personas al Gaiás para disfrutar con la magia, el circo, el cine y el teatro”.

Entre los asistentes también estuvo el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, quien presenció el espectáculo acompañado de un grupo de niñas y niños procedentes del Ayuntamiento da Estrada.

Juegos para agudizar los sentidos

Junto a “zancudos”, pallasos, equilibristas y malabaristas, los asistentes pudieron entretenerse en juegos pensados para ejercitar la agudeza mental, la tenacidad, la paciencia y la inventiva en un ambiente de ocio. Así, grandes y pequeños se perdieron en un Garabato de juego formado por treinta juegos elaborados con materiales reciclados; en un Laberinto lleno de cruces, atajos y enigmas; o entre los inventos mágicos, las cajas misteriosas y los espejos de doble visión de la Feria de los Imposibles. A lo largo del día, los que se acercaron hasta la Cidade da Cultura pudieron reír con las aventuras de los charlatanes Hermanos Ficante que desde su carromato explicaron los beneficios de un tónico milagroso, con el que los objetos cobran vida. Los más intrépidos ayudaron a Messieur Bocamoll, Marcelo el inventor mecánico y Ursus, el valiente piloto acróbata, a pilotar un impresionante Zeppelin. Y para los amantes del circo, el Señor Pérez y su Circo de pulgas hicieron disfrutar al público con sus acrobacias y sus asombrosas habilidades. Un completo programa que se cerró con las acrobacias aéreas de Circo Claxon.

Teatro y cine

El teatro estuvo presente gracias a la compañía Tanxarina y su obra Trogloditas, un espectáculo lleno de humor a cargo de tres hombres primitivos y unos alocados monicreques. Ya en el Auditorio, el genial Pep Bou puso en escena el espectáculo Burbujas a la carta, pompas de jabón que sedujeron y sorprendieron al público por su delicadeza y espectacularidad.

Y del teatro a la gran pantalla porque los pequeños cinéfilos tuvieron su espacio gracias a la Caixiña dos mistos, una caravana reconvertida en sala itinerante donde proyectar películas de corta duración. Pensado para niños y adolescentes, todos los participantes proyectaron la pieza que más le gustó de la carteleira y votaron por aquellos cortos favoritos al tiempo que pintaron, jugaron con la plastilina e hicieron recortables. Y para los que eran un poco más grandes, la Ciudad de la Cultura proyectó en la Biblioteca de Galicia cinco cintas documentales con historias de chavales de diferentes países.

Obradoiros para toda la familia Con el objetivo de que todo el mundo tenga su hueco, Ciudad Imaginaria contó con su Ludoteca para bebés habilitada en el Espacio Off, rincón donde compartieron con sus padres juegos, manualidades, pinturas guiados por monitores expertos.

Las actividades de Ciudad Imaginaria se completaron con obradoiros en los que niños y adultos pusieron a prueba su imaginación, como el taller de maquillaje, en la que aprendieron a pintar la cara de los más diversos colores y con formas muy originales. Además, cien niños y adultos participaron en los talleres Ciudad de Cartón, en los que crearon con recortables su Ciudad Imaginaria, y Una familia de película, en el que participaron en un auténtico rodaje cinematográfico.

El festival Ciudad Imaginaria forma parte del programa cultural de la Cidade da Cultura para 2012, un programa de actividades que está financiado en su 75 por ciento por la Fundación personal Gaiás.