Galiverso. O vello Portomarín

El Galiverso suma una nueva experiencia de realidad virtual en el Museo Centro Gaiás con Galiverso. O vello Portomarín. Un viaje al pasado que permite caminar por las calles de la antigua villa luguesa, tal como era antes de ser inundada por la construcción del embalse de Belesar en 1963.

La reconstrucción del viejo Portomarían dentro del Galiverso partió de un amplio y riguroso trabajo documental a partir de las grabaciones de la época conservadas en la Filmoteca de Galicia, planos y cartografías antiguas, y las más de 40.000 fotografías que atesora José López, de Foto Pereira Portomarín. Desde el momento en que se conoció la noticia de la construcción de la presa, este vecino y fotógrafo decidió inmortalizar casa por casa la villa, para tener el recuerdo de cada una de ellas.

Con esta base, un equipo multidisciplinar de expertos gallegos en patrimonio, arte digital, historia y programación fue capaz de recuperar la memoria del viejo Portomarín para que cualquier persona pueda conocerlo a través de las gafas de realidad virtual. Los profesores de historia del arte de la USC y miembros del Centro de Investigación Interuniversitario das Paisaxes Atlánticas e Culturais (CISPAC), Jesús Ángel Sánchez García y Julio Vázquez Castro; los especialistas del Centro Infográfico Avanzado de Galicia, Carlos Paz de Lorenzo y Anxo Miján Maroño, y Carlos Seijo, director del estudio digital Maxina, forman parte del personal implicado en esta nueva aventura del Galiverso.

Más de 250 casas con sus tejados característicos de loseta, las cepas y la vegetación circundante, el río, y edificios emblemáticos como el Hospital de Peregrinos y la iglesia de San Nicolás —trasladada piedra a piedra a una nueva localización antes de la inundación— fueron recreados al detalle con las herramientas digitales. Una nueva forma de acercarse la un patrimonio arquitectónico, histórico y paisajístico que supone también, para aquellos vecinos y vecinas que vivieron en el viejo Portomarín, un viaje físico y emocional a su pasado.

El embalse de Belesar, creado en la pasada década de los 60 para abastecer una central hidroeléctrica, es la presa artificial más grande sobre el río Miño. Ocupa una superficie de 2.000 hectáreas entre los ayuntamientos de Taboada, Chantada, O Saviñao, Paradela, O Páramo, Guntín y Portomarín. Además del viejo Portomarín, que fue reedificado cerca de su antigua localización, con la construcción del embalse quedaron inundados otros lugares habitados como Mourulle, Pincelo, Abeledo o Portomeñe y también los restos arqueológicos de Castro Candaz.

Como llegar al viejo Portomarín desde el Galiverso

Galiverso. O vello Portomarían se integra como uuna nueva experiencia dentro del Galiverso. Estará disponible a partir del 21 de noviembre en la planta 0 del Museo Centro Gaiás, de martes a viernes en horario de tarde de 16.00 a 20.00 horas, así como sábados, domingos y festivos (excepto lunes), de 11.00 a 14.30 y de 16.00 a 20.00 horas. El acceso se cierra media hora antes (14.00h por la mañana y 19.30h por la tarde). La visita es gratuita con reserva de plaza a través de Ataquilla y en el Museo Centro Gaiás.

La edad mínima para poder ponerse las gafas de realidad virtual son los 8 años, y las niñas y niños menores de 12 años deberán estar acmpañadas e una persona adulta responsable. Estas limitaciones obedecen tanto a evitar la fatiga asociada con un uso más prolongado de las gafas de realidad virtual como a facilitar que el mayor número de personas pueda acceder al Galiverso.

Arte digital accesible

La nueva instalación de Galiverso. O vello Portomarín continúa la apuesta de la Xunta de Galicia por mostrar de una manera diferente y abierta la riqueza histórica y natural del país, y poner en valor el potencia de la industria cultural y creativa gallega en los entornos virtuales.

Hasta hoy, cerca de 10.400 personas visitaron en el Museo Centro Gaiás las dos experiencias ofrecidas dentro del Galiverso. La primera de ellas recreaba 12 escenarios que acercaban monumentos, paisajes y sitios de gran valor cultural, histórico y turístico de las cuatro provincias gallegas, como la cripta del Apóstol en la Catedral de Santiago, el cañón del Sil, la Torre de Hércules en A Coruña o el templo romano de Santalla de Bóveda en Mera (Lugo). En la segunda, titulada Galiverso somerxido, se propone un viaje virtual en batiscafo por los fondos marinos de la costa gallega, descubriendo las especies de animales y plantas que los habitan y también los tesoros arqueológicos que esconden. Fuera del Gaiás, el Galiverso ha llegado ya a la propia villa de Portomarín, a la Casa de Galicia en Madrid, y a los 85 centros de secundaria gallegos que cuentan con uno Polo Creativo+.